El Joven Picasso en Barcelona

¿Conoces la vida del joven Picasso en Barcelona? Repasamos su historia desde Arkeo Tour donde te proponemos una ruta para conocerlos lugares donde habitó, los talleres de trabajo y el Museo de Barcelona.

Picasso tuvo una vida muy interesante, llena de viajes y aventuras. Era hijo de un profesor de Bellas Artes y desde muy pequeño estuvo en contacto con el mundo del arte y las pinturas. Aunque nacido en Málaga en el 1881, su padre y su familia se mudarían pronto a La Coruña, dónde el padre había encontrado trabajo como profesor, era una época difícil para los artistas la de finales del siglo XIX. Cuatro años después de haberse instalado en Galicia, José Ruiz Blasco, el padre de Picasso encontraría trabajo en la misma escuela dónde el joven malagueño cursaría sus estudios académicos, la escuela de ‘La Llotja’ de Barcelona, instalándose la familia en la ciudad condal lugar dónde Picasso pasaría su adolescencia hasta su traslado definitivo a París el 1904.

El Joven Picasso en Barcelona

Pablo Ruiz Picasso, que era su nombre completo, dibujaba todo el tiempo sin parar, cosa favorecida por la carrera artística de su padre que desde pequeño lo animó y tuteló en el campo artístico. Dibujaba y pintaba sobre cualquier superficie que tuviera a mano, sobre cajetillas, manteles, servilletas, y allá dónde pudiese dejar unos trazos. Vemos como fue un artista muy precoz y ya a los 8 años tenía obras bastante complejas, aunque se conserva una de los 6 años.

El don artístico que tenía Picasso, fue cultivándolo y desarrollándolo a través del tiempo, primero bajo la tutela de su padre, pero luego en distintas escuelas dónde pondría mucha dedicación y empeño a sus estudios. Estando ya en Barcelona entraría en la famosa escuela de la ‘Llotja’ saltándose los cursos de acceso debido a su gran destreza pintando, lugar dónde habría sido admitido su padre como profesor de Bellas Artes, motivo por el cúal se habían trasladado a Barcelona. Aquí en esta escuela haría sus primeros pinitos como pintor , a pesar de haber sido un niño prolífico en cuanto a obras, sería aquí dónde pintaría sus primeros cuadros importantes, como ‘La Primera Comunión’ (1896) realizada a la edad de 15 años o ‘Ciencia y Caridad’(1897) hoy expuestos en el Museo Picasso de Barcelona.

Cuando llega a Barcelona siendo un adolescente, éste se empapa de las corrientes políticas y artísticas del momento.

Aquí entrará en contacto con el naturalismo y el modernismo que estaba en su momento de mayor esplendor en Barcelona con la figura relevante de Gaudí.

Influirán enormemente en Picasso, que enseguida pensará en realizar trabajos sobre la naturaleza y le dará gran importancia al modernismo, viendo en éste una oportunidad de alejarse del realismo academicista que tanto había mamado desde niño, y del cúal quería hacer una ruptura, como vemos en su predisposición en dejarse influenciar por estilos postmodernistas, puntillistas y que le llevaría a crear más tardes estilos muy alejados del realismo como el famoso cubismo.

El joven Picasso se sentía pletórico en la bulliciosa ciudad, aquí se codeaba con los grandes pintores catalanes de la época y son conocidas sus tertulias en distintos garitos de la Barcelona industrial, y sobretodo en el famoso restaurante ‘Els Quatre gats’. Este restaurante pretendía imitar al ‘Gato Negro’, del París bohemio y vanguardista, reunía diferentes actos culturales, tertulias, exposición de cuadros, proyección de sombras, etc.

Se congregaban allí artistas de toda índole, pintores, músicos, literatos, y sería en este mismo local donde Picasso conocería a artistas brillantes y a grandes amistades que marcarían su futuro como Ramón Casas, Santiago Rusiñol o el que sería su buen amigo Carles Casagemas con el que viajaría repetidamente a París. Este establecimiento sería un lugar de proyección para el artista ya que aquí podría exponer algunos de sus obras dándoles a conocer al público español y también al público francés ya que era frecuente la aparición de grandes pintores por la ciudad costera.

Vemos como Picasso era insaciable su sed de conocimiento artístico lo llevó a instalarse en Madrid para poder acudir a la prestigiosa ‘Academia de San Fernando’, aunque sería por poco tiempo, ya que él se sentía más agusto en el ambiente bohemio y modernista de Barcelona y decidió regresar, aunque eso sí, aprovechó su estancia en Madrid para conocer  el panorama artístico de la capita e intentar introducir el estilo modernista que se llevaba en la ciudad condal. Esto sería plasmado en su revista ‘Arte Joven’, que sería una revista efímera y de corta duración,  pretendiendo con ésta introducir o afianzar la corriente modernista en Madrid, con poco éxito, junto con su amigo Francesc d’Assis Soler con el que coincidió en Madrid.

Picasso en esta etapa conoce a algunos literatos de la generación del 98 y que posteriormente colaborarían en su revista como Miguel de Unamuno, Valle-Inclán o Pío Baroja con algunos escritos y composiciones literarias.

De su temporada en Madrid, es reseñable su gusto por el Museo del Prado dónde iba frecuentemente, tanto a visitarlo como para realizar estudios y dibujos. Le atraía sobretodo la magnífica obra del Greco que allí se expone. Picasso realizaría varios estudios sobre el pintor griego, y al volver a Barcelona un tiempo después, pintaría una serie de cuadros y esbozos con un estilo claramente influenciado por el Greco, y hasta alguna escultura para un concurso con un estilo claramente grequiano.

Curiosamente Picasso, años más tarde, durante la II República española, sería nombrado director del Museo del Prado, aunque sólo durante la época de la guerra de 1936 al 1939 con lo que no pudo hacerlo presencialmente.

Era un hombre sensible y con muchas inquietudes, había ido creciendo en distintos ambientes desde muy joven, trasladándose y estableciéndose en distintos lugares, cosa que le daría muchas tablas y una mente abierta, que le permitirían integrarse rápidamente allá dónde fuera. Era muy sociable y abierto y hacía amistades allá dónde iba, ya fuese en Madrid, Barcelona o París. Además estas circunstancias y su vida tan interesante, le darían un aire liberal, un poco bohemio, tan típico de los artistas de la época, pero a la vez siendo un hombre reservado y sensible.

Se solía rumorear que Picasso se dejaba llevar por las noches bohemias parisinas y barcelonesas, y que tuvo una fama de mujeriego y de bebedor. Aunque eso sí, era un hombre que se debía a su pasión, la pintura, y era un hombre constante y decidido cosa que le llevó siempre a ser independiente y a tener desde pronto sus propios talleres y estudios donde componer su obra.

Eran principios del siglo XX y Picasso se iba consagrando como un artista profesional.

Al principio no era fácil poder sufragar sus gastos, los alquileres de los distintos estudios que iba alquilando dónde componer su obra eran muy caros, y tenía que recurrir a la venta de sus pinturas y dibujos para conseguir  dinero. Además dibujaba para revistas y panfletos; es conocida la creación del menú para los ‘Quatre Gats’ que aún se conserva.

En esta época, conocería a varios pintores franceses en la taberna dels ‘Quatre Gats’, que le describirían el ambiente bohemio y de vanguardia artística que se respiraba en París, animándose así a viajar a la ciudad del Sena, cosa que hará por primera vez el 1900, con motivo de la exhibición de su cuadro ‘Últimos momentos’ en la Exposición Universal. Se quedaría prendado en seguida del ambiente parisino, tan pintoresco y artístico,y éste junto con su amigo Carles Casagemas decide instalarse en un pequeño estudio parisino. Es así como la fascinación que siente Picasso le llevará a quedarse cada vez durante más tiempo en la capital, y yendo de vez en cuando a Barcelona, hasta que el 1904 y después de varios sucesos personales decidirá instalarse definitivamente en París.

En este París de principios de siglo Picasso, entraría en contacto con el impresionismo que había llegado a su momento de mayor esplendor hacía unos años. Se instalaría en París en el estudio de Isidre Nonell pintor impresionista que pintaba escenas sociales y sobre la miseria barcelonesa. Éste influiría en Picasso que dibujaría algunos cuadros y dibujos sobre escenas sociales, conocemos ‘El prisionero de 1901’.

La obra del autor postimpresionista Toulosse-Lautrec influiría en gran medida en el pintor español y sería una fuente recurrente dónde buscar inspiración. Hay un aire postimpresionista en los cuadros que pinta durante el año de 1901 como ‘La Espera ( Margot)’, cuadro hoy expuesto en el Museo del artista en Barcelona.

En esta etapa Picasso pintaba sobre escenas nocturnas parisinas, cosa que era frecuente entre los artistas del momento. Retrataba escenas callejeras, figuras de prostitutas o borrachos, paisajes parisinos describen a Picasso en esa época como un hombre al que le gustaba lo moderno, y que era dado a retratar escenas callejeras, paisajes de la ciudad francesa y las “aventuras humanas”.

La Margot es un ejemplo de ello, ya que se identifica con una prostituta que estaba esperando para comprar su dosis de morfina. En esta época el joven artista expondría en salas dónde habían expuesto obras de Van Gogh, obra que le influiría enormemente en su período azul.

Desde sus inicios como artista Picasso dibujaba desde el realismo, un estilo academicista. Ésto iría cambiando con el tiempo gracias a sus nuevas amistades y sus viajes a París que le irían abriendo la mente, dándole a concer obras postimpresionistas, puntillistas, simbolistas, y artistas como Degas, Matisse, Gauguin o Van Gogh. Éstos le influirían en algunas de sus etapas, como por ejemplo Van Gogh que sería una fuente de inspiración  sobretodo durante el período azul.

En el 1902 ocurriría un suceso que marcaría al joven artista y que lo sumiría en una depresión y en una época un tanto triste. Su amigo que siempre lo acompañaba en sus viajes a París, Carles Casagemas, se suicidaría acto después de intentar matar a su amante por haberlo rechazado. Este suceso afectaría a Picasso, que se quedaría sin su compañero de viajes y un gran amigo con el compartía muchas inquietudes artísticas. El malagueño le dedicaría un cuadro recordándolo, ‘La muerte de Casagemas’ de 1901 Esta sería una época de relativa tristeza que se vería reflejado en sus obras.

Hasta el momento Picasso había desarrollado obras coloridas con tonos cálidos, influenciados por el postimpresionismo, y es en esta época a partir de 1902, cuando ocurrió la muerte de su amigo, que empieza el conocido como ‘Período azul’. Éste se caraterizaría porque Picasso pintaría sus obras con tonalidades azuladas, con colores pálidos, además las figuras serían alargadas y con caras de tristeza, como afligidas, recordándonos en algunos casos a la obra de Van Gogh y también a El Greco. Hay una importante colección en el Museo Picasso de Barcelona.

El joven que contaba con 21 años, iba exponiendo por distintas galerías y centros culturales parisinos. Así las estancias del pintor malagueño pasarían a ser cada vez más largas, quedándose en talleres o estudios de amigos artistas.

En el 1902 expondría su primera muestra completa, junto con artistas como Matisse, y bajo la mano del que fue su primer marchante, Pere Mañach.

Viendo la buena acogida, las críticas de sus obras eran positivas, y lo bien que se sentía por las calles bohemias de Montmarte, el barrio artístico por excelencia del momento, decidiría instalarse de forma definitiva en París en torno al 1904, después de muchas idas y venidas entre París y la Barcelona, una ciudad que lo había acogido durante unos 15 años  dónde se había formado académicamente y había pasado su adolescencia. Aunque el artista viviría ya en territorio francés, siempre sintió un gran afecto por la ciudad que lo acogió y en el 1963 se abre el Museo que lleva su nombre en la ciudad, gracias a las gestiones de su amigo Jaume Sabartés y bajo el amparo del Pintor, dónde donaría algunas obras y colecciones y distintos dibujos, esbozos, y demás. Siendo hoy en día un centro de investigación sobre el artista además de un museo dónde se exponen las diferentes obras de Picasso, ya sean cerámicas, esculturas, pasteles, cuadros, y todo aquello que Picasso podía pintar que no era poco.

Posteriormente a la etapa azul, esta etapa de pesadumbre y tristeza del pintor que se dejaba entrever en su obra, encontramos que el pintor daría un cambio hacia una tendencia más colorida, sería el conocido’ Período Rosa’, llamándose así porqué pasaría de usar esos tonos tan azulados a usar tonos más rojizos y rosas. Esto sería en parte debido al cambio de humor del artista, que según dicen fue debido a la gran amistad que forjo con la artista Fernande Olivier que pasaría a ser su pareja sentimental, trayendo una época de alegría al artista. Cosa que se reflejaría en la obra, viendo figuras más alegres, más coloridas e incluso encontramos gestos de comedia en los mismos.

Picasso seguiría experimentando e investigando nuevas corrientes artísticas, nunca se conformaría y pasaría sus días buscando nuevas perspectivas y formas de entender la pintura. Eso le llevó al ser el padre de un movimiento que se haría muy popular, el cubismo. En este estilo está pintada la famosa pintura, conocida en todo el mundo, el Guernica de 1937, conmemorando el bombardeo que sufrió la ciudad vasca un mes antes de empezar a pintar el cuadro.

El artista español nunca dejaría de pintar y crear contenidos artísticos de toda clase y no solo cuadros, como cerámicas, esculturas y poesías. Además fue un hombre que se dejó llevar por los tiempos en los que vivió y fue un detractor de los nazis y de la dictadura de Franco. Se apuntó al Partido Comunista Francés, hasta el último de sus días estuvo afiliado, y como dato curioso, vemos como el FBI estuvo investigando al pintor por su afiliación al Partido al ser una figura ya relevante en el mundo del arte y un personaje famoso.

¿Sabes que puedes conocer de cerca a Picasso? Realiza con Arkeo Tour la ruta de El joven Picasso y descubre los lugares en los que habitó el pintor, dónde estaban sus talleres o qué sitios frecuentaban. Conociendo los detalles de su vida podremos adentrarnos más en su icónica obra.

¿Qué mejor plan se te ocurre que patear Barcelona y visitar el Museo Picasso?

Reserva nuestras rutas en Barcelona

 

Nuestros últimos post
Únete a Arkeo Tour.

¿Sabes la historia de tu ciudad y te encantaría contársela a los turistas que nos visitan?

¿Te apasiona la Historia, el Arte o la Arqueología?

Si tienes:

  • Conocimientos sobre Historia, gestión del patrimonio, Historia del Arte o Turismo
  • Experiencia en el sector
  • Fluidez en inglés y un segundo idioma (francés, alemán, lengua de signos, etc…)
  • Habilidades comunicativas
  • Carácter extrovertido y amigable
  • Gusto por el trato con las personas
  • Pasión por conocer diferentes culturas y modos de vida a través de nuestros turistas

No lo dudes y escríbenos.

¡Te estamos buscando!

Rellena el formulario y da el primer paso.

Nombre(Obligatorio)
Tipos de archivos aceptados: pdf, doc, docx, Tamaño máximo de archivo: 10 MB.
Consentimiento(Obligatorio)
  1. Responsable de los datos: Diego Merino del Valle
  2. Finalidad de los datos: Gestión de su consulta/solicitud remitida a través de nuestra página web.
  3. Legitimación: Su consentimiento expresado por la marcación de la casilla de verificación.
  4. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  5. Derechos: Acceder, rectificar, suprimir u oponerse a la gestión de sus datos, así como otros derechos recogidos en la Política de Privacidad.